martes, 31 de diciembre de 2013

La vida corriente


Dar una velocidad no dice nada si no se especifica el sistema de referencia con respecto al cual está medida. En la vida corriente, no acostumbramos a tener necesidad de este detalle. Cuando una señal de tráfico indica 120 kilómetros por hora, se sobreentiende que dicha velocidad se mide con respecto a la carretera y no con respecto al agujero negro del centro de la galaxia.

Pero incluso en la vida corriente hay ocasiones en que debemos tener en cuenta los sistemas de referencia. Por ejemplo, si andamos a lo largo del pasillo de un avión en vuelo podemos decir que nuestra velocidad es de unos cuatro kilómetros por hora. Para los que estén en el suelo, sin embargo, nuestra velocidad será de unos novecientos cuatro kilómetros por hora.

A menos que creamos que uno u otro de los observadores tiene mejores motivos para sostener que está en lo cierto, conviene tener presente esta idea porque, como la Tierra gira alrededor del Sol, alguien que nos estuviera observando desde la superficie de dicho cuerpo celeste discreparía de ambos y diría que nos estamos desplazando a unos treinta y cinco kilómetros por segundo, por no decir cuánto envidia nuestro aire acondicionado.

Stephen Kawking y Leonard Mlodinow, El gran diseño (2010)

sábado, 21 de diciembre de 2013

Zaragoza en París


La abadía de Saint-Germain-des-Prés, situada en el actual centro de París, fue fundada por Childeberto I, rey de Francia en el siglo VI. Es el edificio religioso más antiguo de la ciudad y contiene la tumba de Descartes. Se construyó para albergar la túnica de san Vicente mártir, reliquia que fue llevada hasta allí desde Zaragoza.

El zaragozano san Vicente fue el ayudante de san Valero, obispo y patrón de la ciudad. Según la tradición, fue martirizado en Valencia y sus restos reposan en la catedral de Lisboa.

Cuando el merovingio Childeberto llegó a Zaragoza en el año 541 para conquistársela a los visigodos, aceptó dejarla en paz a cambio de llevarse la túnica de san Vicente. Según la crítica actual, el ejército franco fracasó en el primer sitio de Zaragoza. No así 1268 años después...

viernes, 6 de diciembre de 2013

Gibson o la biografía (parcial) de Luis Buñuel


Ha sido publicada la crítica de Luis Buñuel. La forja de un cineasta universal. 1900-1938 (Ian Gibson, Aguilar, 2013), escrita por Carlos Calvo con la colaboración de Antonio Tausiet. Disponible en la sección Letras de El Pollo Urbano nº 140 (diciembre 2013/enero 2014):

Gibson o la biografía (parcial) de Luis Buñuel

jueves, 5 de diciembre de 2013

Bitcóin: la moneda virtual y su código ético


Con su propio signo (฿), el dinero electrónico bitcóin ya tiene un hueco entre las curiosidades de internet con posibilidad de convertirse en algo importante. Su teoría es simple: las transacciones monetarias (transferencias, compraventas...) se realizan entre particulares, sin mediación de bancos. Se ha llegado a afirmar que, del mismo modo que históricamente se produjo la separación entre Iglesia y Estado (aunque en algunos lugares aún estamos en ello), el bitcóin va a desembocar en la separación entre Moneda y Estado.

La invención y desarrollo de los bitcoines se enmarca en el movimiento denominado criptoanarquismo, versión cibernética del anarcocapitalismo, que defiende la propiedad privada, el mercado libre y la desaparición del Estado. Es, pues, un fenómeno cuyo código ético bebe de las corrientes del individualismo anarquista.

Por otro lado, el papel revolucionario de esta manera emergente de entender el comercio y sus códigos es muy claro. Si sigue creciendo a la actual velocidad exponencial, el bitcóin puede llegar a democratizar la economía, hasta el punto de que el Fondo Monetario Internacional, entidad que históricamente ha perjudicado a los países pobres, no tendría nada que hacer, puesto que la nueva moneda no goza del respaldo de ningún Estado.

Desde un punto de vista humanista, colectivista e internacionalista, la desaparición de los estados es un elemento negativo, puesto que deja al individuo débil en manos del fuerte. Los impuestos para redistribuir riqueza dejan de tener sentido y simplemente sobrevive el más dotado. Suena nazi.

Pero no se otea un horizonte de desaparición de la organización humana en colectivos, dada la condición social de nuestra especie, así que el Estado entendido como conjunto democrático regulador de las desigualdades tiene aún mucho que decir. Por lo tanto, el bitcóin puede ser una herramienta positiva, teniendo en cuenta que la monopolización del poder por parte de los mercados monetarios es un hecho creciente en nuestro mundo global. Y esos mercados y sus decisiones antidemocráticas y siempre contra los más desfavorecidos son exactamente lo contrario del supuesto soplo de libertad que nos trae el bitcóin.

Como en cualquier situación novísima, el bitcóin nos deja clavados al suelo como espectadores perplejos, que no sabemos si tomar el tren cuyo interior desconocemos o quedarnos en el andén de losas añejas, corroídas ya, que ha sido desde siempre el sostén de nuestros pies.

Es muy posible que al tren del bitcóin le importe un bledo si subimos o no. Mientras, leemos artículos variados, para hacernos una idea de sus contradicciones: Sin libertad monetaria no hay libertades civiles, dicen los defensores; Por qué el bitcóin es una peligrosa herramienta de opresión política y económica, argumentan los detractores.

domingo, 1 de diciembre de 2013

El gran diseño. Más allá de la polémica


En el libro de Stephen Hawking coescrito con Leonard Mlodinow El gran diseño (2010), sobre la llamada teoría M, se argumenta desde un punto de vista científico la no necesidad de Dios. Esto fue lo que generó tanto la polémica como el gran volumen de ventas del texto. Sin embargo, para un lector racionalista, acostumbrado a la ciencia y a la filosofía en su estado posterior al mito primitivo, es decir, a la evidencia de la inexistencia de los dioses y los ectoplasmas, hay un aspecto mucho más interesante en el libro citado.

Se trata de que, como explican los autores, nuestro estado actual de conocimientos nos lleva a afirmar que todos los fenómenos físicos (es decir, todos los fenómenos) son susceptibles de llevar al campo de las matemáticas, estableciendo mediante fórmulas lo que se han dado en llamar leyes de la naturaleza.

Estas fórmulas se han ido consolidando y aumentando a medida que avanza la ciencia, y se han demostrado útiles para predecir los comportamientos de la materia, desde el átomo hasta las galaxias.

Y aquí viene lo que considero más relevante: dado que el ser humano está compuesto de elementos químicos que interactúan entre sí, y su comportamiento viene dado por las interacciones que se producen en el interior de nuestro cerebro, si fuésemos capaces de procesar la ingente cantidad de datos objetivos con los que opera la mente, podríamos predecir matemáticamente todas nuestras reacciones, desde el momento de nuestro nacimiento hasta nuestra muerte.

Así pues, el desarrollo de cada una de nuestras vidas no es más que el resultado de la combinación de una serie muy extensa de fórmulas matemáticas, leyes físicas a las que respondemos como cualquier otro conjunto de átomos: un vaso de agua en el congelador, una pizca de sal lanzada al viento o un sistema planetario más allá de Orión.

En el mismo texto se plantea que lo que llamamos libre albedrío no es más que nuestra reducida forma de darle nombre a unas reacciones que no somos capaces de predecir por el simple hecho de que son demasiadas ecuaciones para nuestra capacidad aritmética. Del mismo modo, las leyes de Newton son aplicables a los objetos macroscópicos, convirtiéndose así históricamente en un caso concreto de las leyes de Einstein, que abarcan también los objetos diminutos.

La libertad, como siempre intuyeron los poetas, no es más que un fantasma, una manera simple de explicar lo complejo. Y en nuestro entorno, el de la sociedad humana, un valor que tiene sentido. Pero creo que es muy interesante que no perdamos de vista que sólo se trata de un concepto práctico, igual que la vieja costumbre de separar alma y cuerpo para entender mejor las emociones que nacen de las sinapsis neuronales. Para quedarnos más tranquilos.

lunes, 25 de noviembre de 2013

La ciencia, actualizada


 
Resumen del libro La sonrisa del átomo y otras historias científicas sobre el universo (Jorge Bolívar, Almuzara, 2013). Se trata de un texto divulgativo que abarca los conocimientos de la física, actualizados hasta nuestros días. Su autor es periodista e historiador de la ciencia.

1. Historia de la ciencia

1.1 De la magia a la ciencia

El ser humano es el único depositario del pensamiento razonado. Las dos características que nos diferencian del resto de seres vivos son: la capacidad de buscar respuestas a cuestiones abstractas (ciencia, filosofía) y el placer estético (arte).

El pensamiento mágico (llamado religioso si está organizado) dotaba de respuestas hasta la llegada del método científico, que lo sustituye. El arte nace del pensamiento mágico; la civilización, del pensamiento religioso; la ciencia, de la llegada del pensamiento racional a partir de la civilización helénica.

1.2 Primera revolución

Tales de Mileto en 585 a.C. rechaza la religión para explicar el mundo y la sustituye por el razonamiento lógico. Pitágoras añade que la realidad tiene un carácter matemático. Sócrates insiste en la razón; Platón exagera, confiando sólo en la lógica y no en los sentidos, negación ésta que dota de filosofía al cristianismo; y Aristóteles pone las cosas en su sitio rechazando la inmortalidad, afirmando que la Tierra es esférica e inaugurando el método de la ciencia experimental. Arquímedes pone en práctica ese método y escribe la primera investigación científica, sentando las bases hasta hoy.

Desde el siglo II a.C. y sobre todo con la llegada del cristianismo, el conocimiento sufre un parón. San Agustín adapta en el siglo IV a Platón y en la Edad Media los avances vienen de Oriente (judíos, musulmanes). En el siglo XIII, Santo Tomás retoma a Aristóteles, adaptándolo a duras penas al cristianismo.

1.3 Segunda revolución

En el siglo XV comienza la segunda revolución científica, de la mano de la astronomía. Ya en el XVI, Copérnico demuestra que la tierra no es el centro y que gira alrededor del sol, cosa que reafirman Galileo y Kepler. Este último aún considera la atracción gravitatoria como magnetismo.

Basándose en los estudios de Kepler, Newton descubre las leyes de la gravedad. Los cuerpos se atraen entre sí. Pero no supo explicar por qué. Ya en el siglo XVIII concluye la segunda revolución científica, pese a los esfuerzos de la Iglesia en su contra.

Sentadas por Newton las bases teóricas de la física, la ciencia se fija en lo diminuto. Los químicos definen la estructura atómica de la materia en el siglo XIX, y explican las bases de los cuatro tipos de energía conocidos: la cinética (por la gravedad de Newton), la luz, el magnetismo y la electricidad. Maxwell descubrió que estas tres últimas eran la misma cosa: ondas electromagnéticas. A fines del XIX, se creía descubierto ya todo, incluido el inexistente éter, una sustancia por la que se propagaban esas ondas.

1.4 Relatividad

Ya en el siglo XX, Einstein demostró que el éter no existe, que la materia es energía concentrada, que la luz (y las demás ondas) tiene una velocidad constante que es el límite máximo de velocidad en el universo y que el espacio y el tiempo son intercambiables. Además, la longitud de los objetos (el espacio) y el tiempo disminuyen a medida que avanza su velocidad, hasta llegar a cero en el límite. Es posible viajar al futuro yendo muy rápido (tu tiempo individual disminuye en relación con el tiempo de los demás), pero imposible viajar al pasado: en la velocidad límite de la luz el tiempo es cero, pero como no se puede acelerar más, el tiempo nunca es negativo.

En 1915, Einstein formuló la Teoría de la Relatividad General, para explicar la incógnita sobre la gravedad: el espacio no es continuo porque la velocidad lo transforma en tiempo y no es uniforme porque la materia lo deforma. La gravedad es consecuencia de la curvatura del espacio producida por la materia. El espacio curvo hace que las ondas electromagnéticas y la luz lo atraviesen en curva. Las leyes de Newton no quedan invalidadas: son un caso particular dentro de las de Einstein, el que vivimos en nuestra velocidad y gravedad terrestres.

1.5 Mecánica cuántica

Además de la relatividad, la ciencia actual se asienta en la antes llamada física atómica y hoy mecánica cuántica, que es la que estudia lo que ocurre dentro de los átomos (ver 3.1). Max Planck demostró que la energía no es transportada de forma continua, sino en paquetes llamados cuantos. De ahí lo de cuántica. Einstein dedujo que los cuantos de luz (fotones) se comportan como partículas. La radiación electromagnética transportada por los fotones se divide en microondas, ondas de radio, luz infrarroja, luz visible, luz ultravioleta, rayos X y rayos gamma. Energías libres no transportadas por fotones son los rayos alfa (núcleos de helio sin electrones) y rayos beta, corrientes de electrones (la electricidad).

Tanto los electrones como los fotones se manifiestan en igual proporción como onda y como partícula, pudiendo ocupar en el mismo instante lugares distintos del espacio.

Cada partícula de masa posee una determinada longitud de onda en cada instante de su existencia. La longitud de onda de los objetos grandes es muy pequeña, y por eso no los vemos oscilar. Este movimiento, en las partículas subatómicas, no es predecible: depende del azar y no cumple la ley de causa y efecto. Por otro lado, el Principio de Incertidumbre definido por Heisenberg nos dice que no podemos conocer a la vez la posición y el movimiento de una partícula subatómica comportándose como una onda, puesto que al medirla le alteramos su estado. Si detenemos la trayectoria de un electrón, dejará de comportarse como onda y lo hará como partícula.

2. El universo (Cosmología)

2.1 Historia del universo

El universo se expande y parte de un único punto en el que estaba concentrada toda la materia y toda la energía. El momento en el que, hace 13.810 millones de años, ese punto estalló, liberó los dos componentes más elementales de la naturaleza: quarks (partículas subatómicas) y gluones (que compactan los quarks entre sí), creándose la materia. Esa masa ejerce entre sí gravedad, formándose después los protones y los neutrones. Pero antes, surgen también los electrones, que no tienen masa. Todo ello en el primer segundo tras el big bang. 80.000 años después, los átomos se irán uniendo por la gravedad.

Los primeros fotones que escaparon de la sopa primordial (primera agrupación de materia en el universo) fueron los que transportaban las microondas, 380.000 años después del big bang. Esa radiación de fondo de microondas subsiste y se detectó en 1965. Parte de ella produce el chisporroteo de los televisores sin sintonizar.

410.000 años después del big bang surge la luz, al huir de la concentración atómica los primeros fotones del espectro visible.

No tiene sentido preguntarse qué había antes, puesto que el tiempo y el espacio nacieron con el big bang. Primero aparecieron los quásares (núcleos de galaxias en formación compuestos por hidrógeno y helio); en ese entorno, las estrellas.

El universo tiene un tamaño de 93.000 millones de años luz: es grande, pero no infinito. Las estrellas se forman cuando se juntan átomos hasta alcanzar los diez millones de grados. Entonces se produce la fusión nuclear y liberan energía: luz y calor. Con esa luz se alimentan las plantas (fotosíntesis); de ellas, los herbívoros; de ellos, los carnívoros. Nos alimentamos de la energía del sol, nuestra estrella. El sol tiene 5.000 millones de años y durará otros 5.000. Dentro de 5.000 millones de años la Tierra desaparecerá calcinada por el sol, convertido en una estrella gigante roja.

Cuando la vida de una estrella acaba, convierte su hidrógeno en helio y éste en carbono, y estalla creando todos los elementos químicos conocidos. Los que nos forman.

Cuando explota una estrella de una masa superior a 30 veces la del sol, su materia es tan pesada que su propia gravedad llega a deshacer sus quarks y se crea un agujero negro: la forma más extrema de la materia, que concentra su masa en un punto infinito y en el que el tiempo se detiene. No sólo se traga la estrella entera, sino cualquier forma de materia o energía que esté cerca, incluida la luz. No se sabe qué ocurre dentro. (Ver 4.2)

Hace 8.000 millones de años aparecieron los primeros sistemas planetarios, formados por escombros de estrellas. La fecha es la de la muerte de las estrellas de la primera generación.

2.2 Composición del universo

En el universo sólo encontramos el 4,9 por ciento de la materia y energía necesarias para explicar su dinámica. El resto es un 26 por ciento de materia oscura y un 69,1 de energía oscura. La existencia de la materia oscura sólo se conoce por su efecto gravitatorio; la energía oscura es la que impulsa la expansión del universo, mediante su efecto anti gravitatorio, y pese a ello no disminuye, manteniéndose constante.

Y luego está la antimateria, descubierta en 1928. Se trata de una sustancia, aparentemente poco frecuente, que tiene la carga eléctrica contraria a la materia.

El modelo de evolución del universo que recoge todo nuestro conocimiento actual se llama Modelo Lambda CDM: incluye la energía oscura como constante gravitatoria y la materia oscura como principal estado de aglomeración de la masa.

3. El átomo (Mecánica cuántica)

3.1 Estructura del átomo

Un átomo es una estructura compuesta por un núcleo denso formado por protones y neutrones, rodeado por electrones, que se comportan como ondas, en forma de nubes de probabilidad. El espacio entre el núcleo y los electrones es muy grande, así que los objetos están, sobre todo, compuestos de espacio vacío.

El orden del mundo atómico se explica con la teoría atómica cuántica (mecánica cuántica).

3.2 La química

La química estudia las relaciones entre átomos. Cuando la capa externa de un átomo entra en contacto con la de otro, comparten electrones, juntándose para formar moléculas. Las moléculas forman sustancias: hidrógeno, carbono, sal.

La tabla periódica de los elementos (tipos de materia constituidos por átomos de la misma clase) los ordena según el número de partículas subatómicas de cada uno, que se correlacionan mediante electromagnetismo.

3.3 Los quarks

Los protones y los neutrones se componen de partículas más pequeñas, los quarks. En la naturaleza actual hay de dos tipos, llamados arriba y abajo. Dos arribas y un abajo dan un protón; y un arriba y dos abajos un neutrón. Los gluones (que son bosones, partículas sin carga ni masa) aportan la fuerza nuclear fuerte que une los quarks; y los piones transportan la fuerza nuclear fuerte que une los protones; curiosamente, los piones se componen de un quark y un antiquark.

La fuerza nuclear débil es la que cambia los quarks entre arriba y abajo; así, un protón puede transformarse en neutrón y viceversa.

Sin el campo de bosones de Higgs nada tendría masa, todo se movería a la velocidad de la luz y el tiempo estaría permanentemente detenido, lo que no daría lugar a la existencia compleja.

3.4 Las cuatro fuerzas

En un quark (partícula más esencial de todas) actúan cuatro fuerzas: la nuclear fuerte y la nuclear débil (que actúan en el núcleo de átomo), la electromagnética (que posibilita el equilibrio entre el núcleo y los electrones) y la gravedad.

Un fotón es un bosón que sirve para intercambiar la fuerza electromagnética.

Dentro del núcleo del átomo, no sabemos si una partícula es protón o neutrón hasta que no interferimos en el sistema para medirla, porque su naturaleza es mutar sin descanso y así dar lugar a la materia compleja.

La gravedad es menos fuerte que la fuerza electromagnética: esta segunda hace que los objetos no se atraviesen entre sí; los electrones de cada cuerpo se repelen.

La gravedad es la única de las cuatro fuerzas que no se ha podido explicar con el modelo cuántico; no se han hallado ondas gravitatorias ni partículas que la transporten (aunque se ha propuesto un bosón llamado gravitón).

3.5 Clasificación de las partículas

Fermiones: con masa, dan lugar a la materia; y bosones: intercambian las cuatro fuerzas.

Los fermiones más importantes son los protones, neutrones y electrones; los bosones clave son los fotones, los gluones, el bosón de Higgs y los piones.

Existe un Modelo Estándar para la mecánica cuántica, que explica el funcionamiento de los átomos. No incluye la gravedad, que se comporta con sus propias leyes.

Tampoco explica el entrelazamiento de partículas: cuando un fotón se convierte en dos fotones, estén a la distancia que estén, si se altera uno, el otro se altera igual instantáneamente. Pasa también con electrones.

4. La unificación

4.1 Dos teorías en choque

La Teoría de la Gran Unificación demuestra que las fuerzas fuerte, débil y electromagnética eran la misma al iniciarse el universo, y que se empezaron a manifestar de modos distintos al bajar la temperatura. Pero aunque integra esas tres fuerzas, no incluye a la gravedad.

A principios de los 80 existían dos teorías físicas comprobadas: la Relatividad General, que explica el mundo macroscópico, y el Modelo Estándar de la mecánica cuántica, que explica el mundo del átomo.

La función de onda de un objeto con masa macroscópica hace que sea estable. Del mismo modo, a distancias subatómicas la gravedad es despreciable. Pero por el hecho de que esas dos teorías físicas funcionen perfectamente en sus respectivos ámbitos no deja de ser necesario encontrar una unificación, que incluya la gravedad.

La clave para entender que las dos teorías son tan difíciles de conciliar es el siguiente ejemplo: la Relatividad General trata al espacio-tiempo como al agua serena, plana. La mecánica cuántica, como un mar embravecido. Esto se debe a la escala: los átomos y sus interiores están en constante movimiento.

Cuando se consiga la unificación, la Relatividad General será un caso concreto de la teoría cuántica, igual que Einstein da cabida a Newton.

4.2 Los límites

El concepto de infinito no es válido en física: la relatividad establece una velocidad máxima; la mecánica cuántica, mediante las llamadas unidades de Planck (longitud, tiempo, masa, temperatura), define lo mayor y lo menor: un tiempo, un espacio -y una energía- mínimos, una masa y densidad máximas y una temperatura límite.

La nanotecnología es un campo prometedor, puesto que trabaja en escalas atómicas, donde las características físicas y químicas de la materia cambian porque entran en acción los efectos cuánticos.

La relatividad implicaba realidades no previstas por Einstein: la expansión del universo, el big bang y los agujeros negros, donde supuestamente se concentraría una masa infinita. Pero las unidades de Planck establecen unos límites.

4.3 El azar

Por otro lado, el Principio de Incertidumbre rompe el esquema de Einstein de soluciones absolutas en una realidad predecible y calculable, puesto que uno de los factores que actúan en la naturaleza es el azar. El indeterminismo supera a la relatividad.

La teoría del caos sienta una base matemática par la indeterminación. Su metáfora es el efecto mariposa, en el que una ligera variación azarosa modifica un sistema completo. Demócrito dijo: “Todo lo que existe en el universo es fruto del azar y de la necesidad”.

La teoría del caos enseña que no se puede calcular la evolución de un sistema orbital formado sólo por tres objetos celestes. La evolución de un sistema de dos objetos que gravitan entre sí puede ser calculada con una precisión cuyo límite es el Principio de Incertidumbre; pero con tres objetos, se forma un sistema caótico imposible de predecir. El sol, la tierra y la luna forman un sistema caótico.

El espacio vacío está realmente ocupado por pares de partículas y antipartículas que nacen y mueren y que por lo tanto tienen una energía equivalente a una masa que produce una gravedad tan leve que no tiene influencia en el universo perceptible y escapa a la relatividad.

La Teoría del Todo, no conseguida, deberá incluir la relatividad.

4.4 Los agujeros negros

En un agujero negro se cumplen las leyes de la termodinámica. Bekenstein usó para demostrarlo en 1972 el concepto de entropía, que calcula la medida de libertad dentro de un sistema. Si la entropía es baja, las partículas tienen poca libertad para combinarse. Si es alta,  hay más posibilidades de interacción. Desde el big bang, la entropía aumenta; por lo tanto, el desorden.

La información contenida en una función de onda es un reservorio de entropía, porque muestra el grado de libertad de que disponía la partícula correspondiente en cada momento.

El horizonte de sucesos de un agujero negro (el límite a partir del cual se empieza a tragar todo) corresponde a la entropía conjunta de todas las partículas que han caído en él. La condensación infinita en el pozo central produce un aumento en el tamaño de su radio de influencia, produciendo una temperatura determinada.

Los pares de partículas y antipartículas que se forman en el horizonte de sucesos se dividen en dos en vez de autodestruirse. Una partícula es tragada y la otra escapa: es la energía que desprende el agujero negro, la radiación Hawking, que demuestra que un agujero negro que no engulla más acabará muriendo, y al morir expulsará la materia que devoró como calor en forma de fotones.

El tiempo se detiene dentro; un fotón viaja cambiando tiempo por espacio, hasta el punto de que el tiempo se detiene para él. El tiempo y el espacio son intercambiables. En el interior de un agujero negro hay mucho espacio para almacenar partículas porque estas dejan de tener longitud, a la vez que el tiempo se detiene.

Pese a que la existencia de los agujeros negros aún no es segura, hay teorías -sin comprobar- asociadas a los agujeros negros. El agujero de gusano sería un tubo que partiría del agujero negro y te llevaría a otro punto del cosmos, o a un universo distinto con las mismas leyes pero al revés. O la de los multiversos, según la que cada agujero negro llevaría a un nuevo universo creado por éste, lo cual daría pie a que existiesen más dimensiones aparte de las cuatro que conocemos.

4.5 Tres hipótesis

La supersimetría (1973) sirve de base para unificar la fuerza de la gravedad con la fuertelectrodébil, llegándose a la teoría de la supergravedad, que considera a la gravedad como única fuerza originaria, que dio lugar a las demás.

La teoría de cuerdas debe mucho a la de la supergravedad. Las partículas no serían puntos sino que tendrían una longitud. Las cuerdas vibrarían y esa vibración sería su razón de ser. Si no vibran, no existen. Pero hay elementos que no encajan y la teoría se ramificó.

Sin embargo, en 1995 Edward Witten lanzó la Teoría-M, que une todas las variedades de la teoría de cuerdas. Aunque está incompleta, es sólida y es la más aceptada actualmente. El universo tiene once dimensiones. Las que percibimos se extendieron durante el big bang y el resto se encuentran enroscadas sobre sí mismas a la longitud de Planck.

La gravitación cuántica de bucles es la tercera apuesta, tras la supergravedad y las cuerdas. En este caso, los componentes mínimos espaciotemporales serían como lazos que se unen entre sí. El espacio-tiempo sería discontinuo, y estaría formado por cuantos, como todo lo demás.

La mayoría de los físicos se inclinan por las cuerdas, pero la gravitación cuántica ofrece estas ventajas: no hay dimensiones adicionales, no hay universos alternativos y ha predicho la velocidad de los fotones, que si son más energéticos se desplazarían más lento en el espacio vacío. Si se comprueba, se fortalecerá esta teoría.

Es posible que la Teoría del Todo sea una combinación de las tres.

5. El futuro

5.1 Herramientas más recientes

El universo tiene una forma esférica o una forma de cono truncado. En el primer caso, su expansión llegaría a enfriar todo y se produciría el big rip, gran desgarro; en el segundo, en un momento dado dejaría de expandirse y empezaría a contraerse hasta llegar al big crunch o gran crujido.

La termodinámica es la parte de la física que estudia el equilibrio de los cuerpos macroscópicos, basado en el intercambio de energías térmicas y de movimiento dentro de un sistema. La Segunda Ley de la Termodinámica enuncia que los procesos termodinámicos sólo se pueden producir hacia el futuro, nunca hacia el pasado. Ello hace que siempre se pierda energía útil, que escapa en libertad: la cantidad de entropía del universo tiende a incrementarse. Todo lo que ocurre aumenta el desorden.

La respuesta a nuestra curiosidad de saber por qué son así las leyes que observamos es tan simple como que con otras leyes no podríamos haber llegado a existir para plantearlo. Es lógico que investiguemos el cómo, los detalles de nuestro universo; pero es absurdo preguntarse el por qué: la respuesta somos nosotros.

En el Polo Sur hay un detector de neutrinos (partículas elementales sin carga) llamado Ice Cube, que pretende capturar algún neutrino procedente del big bang. Ello podría dar respuestas anteriores al fondo de microondas, que viene de 380.000 años después del big bang.

Según la Relatividad General, la gravedad se transmite en forma de ondas que viajan a la velocidad de la luz a través del campo formado por los gravitones, partículas aún teóricas. Si se descubren las ondas gravitatorias, se tendrá otro sistema para estudiar el universo, además del que nos proveen los fotones y el espectro electromagnético al completo.

5.2 Dos teorías del universo cíclico

La gravitación cuántica de bucles plantea un universo cíclico, en expansión y contracción, con lo que hay un tiempo negativo antes del big bang.

Por fin, Roger Penrose trabaja en su teoría del universo cíclico con conservación de la entropía, cosmología cíclica conforme, que afirma que la entropía proviene de la gravedad, ésta de la existencia de masa, y en el big bang no había aún masa, por lo tanto no había gravedad ni entropía. Los supuestos sucesivos ciclos del universo son llamados eones.

 

lunes, 18 de noviembre de 2013

Buen caballero



Dime quién eres
aunque no hay duda.
Yo soy el caballero de la mano en el pecho
de la maja desnuda.

(Javier Krahe, Buen caballero, 1985)

lunes, 4 de noviembre de 2013

Errata asquerosa


Véase con detalle el lugar ocupado por La Seo en este plano de Zaragoza de 1823. Donde el italiano Camilo Vacani quiso escribir "El Aseo", puso lo que puso. Quizás se refería a la Iglesia católica en general y entonces se entiende, claro.

domingo, 27 de octubre de 2013

Manolo Escobar y Lou Reed han muerto



Lou Reed y Manolo Escobar, dos de los mejores cantantes del siglo XX, acaban de morir.

Escobar actuaba en sus mejores tiempos acompañado de sus tres hermanos guitarristas, y así fue como yo lo vi en repetidas ocasiones, que disfruté como el enano que era. Reed era un poco más austero últimamente y ya no se daba tanto al lado salvaje como Escobar, pero sus verbenas eran de mucha calidad, cosa que yo también constaté.

Mientras que el neoyorkino popularizó el chu churú churú chchuruchú, el almeriense supo sacarle mucho jugo al porompompero. Lou desbarraba bastante en los últimos años con la cosa de la experimentación, cuando lo suyo era el rock contundente. Pero también Manolo tropezó con el chachachá de Gabinete pervirtiéndolo en chiachiachiá, y nadie protestó.

Recordémosles por sus grandes aciertos: los dos glosaron como nadie a sus respectivas heroínas en diminutivo; el uno, a su madrecita y el otro a su jeringuilla. Si Lou tuvo a Warhol para promocionarse, Manolo a mi tía. Sí, mi tía. La que me llevaba todos los años a verlo.

El mejor disco de Lou es New York, donde habla de Romeo y Julieta. El mayor éxito de Manolo, un lamento a la pérdida de su carro, que avisa de la presencia de ladrones en algunos pueblos de (que viva) España. En 2007 hice un cortometraje experimental, precisamente, que se titula "Buenos días, España" y que incluye "Madrecita María del Carmen". Helo.


sábado, 21 de septiembre de 2013

Custodios



Custodios
La tradición cristiana de los ángeles de la guarda personales tiene su traslación colectiva en la figura del ángel custodio de las poblaciones: "Cada pueblo tiene asignado un ángel custodio" (Daniel 10,13.20). Este trasunto del Golem es un ser celestial municipal que protege a toda la comunidad de catástrofes, epidemias y guerras. Vicisitudes que no obstante se producen, quizás por negligencias de custodios despistados.

Odios
Custodiar es guardar con cuidado y vigilancia. El odio es aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa o fenómeno, y conlleva el deseo de evitar, limitar o destruir el objeto odiado. Es frecuente pasar de custodiar a odiar: algún policía torturador que custodia/odia al detenido, algún tesorero corrompido que custodia/odia al millonario, algún divorciado resentido que custodia/odia al hijo, algún forestal pirómano que custodia/odia al bosque...

Dios
El custodio universal es el personaje creador, supervisor y omnipotente de la literatura religiosa. Como sabe hacer de todo, aúna las características de la progresión custodios/odios/dios: en un ejercicio de prestidigitación cósmica, protege a cada una de sus criaturas y de sus municipios, y con hábil sincronización les tortura y demuestra su odio evidente.

Pero por encima de todas las custodias está Estados Unidos. Para velar por la seguridad tiene montada una tupida red de espionaje global, que últimamente está dando quebraderos de cabeza al presidente del país, Barack Obama. Algo de eso ya explicaba yo en 1999: Echelon.



Echelon
28-11-99

Apenas unos pocos datos. La NSA (National Security Agency), organismo de seguridad de los USA, con 38.000 empleados, el doble que la tradicional CIA, mantiene un programa de espionaje internacional desde 1980 denominado Echelon. Sus actividades se han dado a conocer a través de un informe encargado por el Parlamento Europeo. En 1993, Clinton autorizó a la NSA a espiar a los socios de EEUU. Desde entonces, todas las reuniones de la Organización Mundial del Comercio, de los Siete Grandes y de la Unión Europea son controladas. En 1994, una importante venta de aviones franceses a Arabia Saudí fue abortada por Echelon: las condiciones fueron mejoradas por una empresa estadounidense tras ser convenientemente informada. En 1996, el carismático líder checheno Yojar Dudayev fue asesinado mediante misiles rusos que detectaron la posición de su teléfono móvil mientras negociaba la paz con el gobierno de Moscú. Echelon ayudó así a Yeltsin a mantenerse en el poder. Pero todas estas minucias son baladíes comparadas con la principal actividad diaria de esta red de espionaje: mediante tecnología de reconocimiento de voz y de palabras clave, cualquier conversación telefónica, fax, o correo electrónico del mundo están siendo vigilados. En el llamado "Diccionario Echelon", palabras como bomba, droga o atentado, o nombres propios como Castro, Gadafi o Sadam Husein provocan que la comunicación quede registrada para su ulterior investigación. Por supuesto, antiguas premisas como el derecho a la intimidad, la orden judicial o la soberanía nacional ya no existen en la práctica. Son parte de un pasado en el que los humanos intentaban mejorar sus condiciones de vida, su nivel de libertad y sus derechos individuales. Ahora que nadie se preocupa por esas futesas, la respuesta de la Unión Europea a la red Echelon ha sido la más lógica. En 1995 nació la Enfopol (Enforcemen Police, Policía de Refuerzo). Se trata de un plan para intervenir las comunicaciones, a imagen del estadounidense. Resumiendo, quieren que todos los datos que circulan por las redes de comunicación sean del conocimiento de los gobiernos, incluidas las contraseñas de acceso. Suponemos que en cinco años han tenido tiempo para desarrollarlo. Desde estas humildes páginas, saludamos a nuestros amigos los policías del mundo y les invitamos a que lean con fruición todos los demás artículos de la Colección Melchavas. Trabajo no les faltará. 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Surrealismos. Ciclo de conferencias

Surrealismos...

8, 10, 15 y 17 octubre 2013

Imagen del acto

El surrealismo, en un sentido propio, surgió formalmente en el primer tercio del siglo XX, aunque en realidad  ya existía inmerso en una larga tradición de una forma de percepción creativa que se remonta al Medievo. Este ciclo, que acompaña a la exposición Surrrealistas antes del surrealismo, que abre la temporada artística de la Fundación Juan March, analizará algunas de  sus fuentes principales —sueños, fantasmas, demonios, etc. —, poniendo énfasis en la utilización retroactiva de la historia del arte en la aparición formal del movimiento, así como su  expresión en el  ámbito  teatral y en el cine.
                            
Horario y lugar
Fundación Juan March
Castelló, 77. Madrid. Salón de actos.19,30 horas.
 
Programa de las conferencias
  • Martes 8 de octubre
    Juan José Lahuerta
    Arte del pasado, surrealismo y arte fantástico
  • Jueves 10 de octubre
    Luis d'Ors
    El surrealismo en escena: teatro y surrealismo
  • Martes 15 de octubre
    Román Gubern
    El surrealismo y la imagen en movimiento: surrealismo y cine
  • Jueves 17 de octubre
    María Tausiet
    Inventario del surrealismo: sueños, visiones, fantasmas, monstruos y otras criaturas imaginarias
 

Algunos datos biográficos

  • Juan José LahuertaJuan José Lahuerta
    Arquitecto, escritor y profesor de Historia del Arte en la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Entre sus libros pueden mencionarse Antoni Gaudí. Architecture, Ideology, and Politics (1993), Dalí. El fenómeno del éxtasis (2004), Le Corbusier. Espagne. Carnets (2005), Estudios antiguos (Premio internacional de ensayo del Círculo de Bellas Artes 2009) y Humaredas. Arquitectura, ornamentación, medios impresos (2010). Es miembro del consejo de redacción de Casabella (Milano) y director de la editorial Mudito & Co (Barcelona). Ha sido “senior curator” del Museu Picasso de Barcelona y titular de la King Juan Carlos Chair en New York University.
  • Luis d'OrsLuis d'Ors
    Es director de escena. Licenciado en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD), en las especialidades de Interpretación y Dirección Escénica. Amplia estudios de Dirección en la British Theatre Asociation (B.T.A.) de Londres, Reino Unido, gracias a una beca del INAEM del Ministerio de Cultura español. Ha sido ayudante de dirección de los más prestigiosos directores españoles, entre los que cabe destacar: Fabià Puigserver en el Teatre Lliure, José Luis Alonso para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Ángel Gutiérrez en el Teatro de Cámara Chéjov, Miguel Narros en el Teatro Español y José Luis Gómez, en La Abadía, entre otros. En estos teatros, además, ejerció labores de coordinación artística, formación teatral y procesos de reparto de producciones varias. Además ha trabajado como docente en tres centros: en la RESAD, profesor de Interpretación Textual; en la ESAD de la Universidad de Kent (Canterbury), profesor de Prácticas de Dirección Escénica, y fue director del Aula de Teatro de la Universidad Complutense de Madrid (Taller Permanente de Teatro, El Tapete). También fue Coordinador artístico del Centro Dramático Nacional (CDN) de 2004 a 2006. Como director teatral es responsable de 18 puestas en escena, en su mayoría producidas por la Compañía de Actores Michael Chéjov, fundada por él, a partir de textos de Shakespeare, Calderón, Molière, Dickens, Chéjov, Schnitzler, Kafka, Synge, Ionesco, Mrozek, Sarraute y Arrabal.
  •  
  • Román GubernRomán Gubern
    Catedrático emérito de Comunicación Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona.   Miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de España, de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la New York Academy of Sciences. Ejerció la docencia y la investigación, en la  Universidad de Southern California, y en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) y en el California Institute of Technology. Ha sido  director del Instituto Cervantes en Roma. Entre sus libros figuran: Historia del cine, El cine sonoro en la II República, La caza de brujas en Hollywood, Máscaras de la ficción y Patologías de la imagen.
  •  
  • María TausietMaría Tausiet
    Doctora en Historia por la Universidad de Zaragoza. Ha trabajado en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) como investigadora contratada entre 2008 y 2011. Sus estudios se han centrado en el estudio de la magia y la posesión demoníaca en la España de los siglos XVI y XVII, así como en algunos aspectos ligados a los conflictos religiosos derivados de la Reforma católica, como la excomunión, el purgatorio, los insultos religiosos, el discurso moral sobre la locura o el llamado “don de lágrimas”. Algunos de sus libros son Ponzoña en los ojos. Brujería y superstición en Aragón en el siglo XVI (2000), Abracadabra Omnipotens. Magia urbana en Zaragoza en la Edad Moderna (2007) y El dedo robado. Reliquias imaginarias en la España Moderna (2013). Junto con James S. Amelang, ha coeditado El diablo en la Edad Moderna (2004) y Accidentes del alma. Las emociones en la Edad Moderna (2009). Actualmente prepara varios trabajos sobre lenguajes alegóricos y sobre representaciones científicas y fabulosas del Más Allá.
 

Los participantes resumen su intervención

  • Arte del pasado, surrealismo y arte fantástico
    Juan José Lahuerta

    La visión que el surrealismo proyecta sobre el arte del pasado es "retroactiva". El surrealismo escribe una historia del arte de cronología invertida, que empieza en el arte moderno y va hacia el pasado, de modo que el pasado es presentado como la culminación del presente, y no al revés. Y en esta operación de apropiación del pasado tomará una importancia esencial lo que ellos mismos llamarán “arte fantástico”, el cual abarca desde el arte culto de autores como Paolo Uccello o El Bosco, hasta el arte de los niños, los ingenuos, los locos....

     
  • El surrealismo en escena: teatro y surrealismo
    Luis d'Ors

    Luis d´Ors propone, a partir de su experiencia como hombre de teatro, la necesidad de revisar la vanguardia surrealista escénica con el fin de descubrir formas nuevas de hacer teatro hoy. A través de una revisión de  los recursos de la dramaturgia surrealista, que incluye sus antecedentes en el dadá, e ilustrándolo con ejemplos, d´Ors no solo analizará la herencia de aquellas propuestas de hace un siglo,  sino que planteará  el modo en que aquellas ideas -que apenas se materializaron en obras-  aportan pistas  que permiten abordar un nuevo "teatro poético" que indague en el rico e inexplorado mundo interior de lo humano. Un teatro surrelista para hoy.

     
  • El surrealismo y la imagen en movimiento: surrealismo y cine
    Román Gubern

    Los miembros del grupo surrealista fueron cinéfilos y películas como Fantomas (1913), Nosferatu, el vampiro (1921) y King Kong (1933) les fascinaron. Constituían verdaderos “sueños sobre pantalla” o, como escribió Jean Goudal en 1925, una “alucinación consciente”. Pero la producción de cine específicamente surrealista, asociado al movimiento creado por André Breton en 1924, resultó controvertida. Los historiadores más estrictos y puntillosos afirman que sólo existieron dos o tres películas verdaderamente surrealistas. La primera habría sido La concha y el clérigo (1928), realizada por Germaine Dulac a partir de un guión de Antonin Artaud, escritor próximo a los surrealistas, pero que quedó decepcionado con el resultado –pretendía “reproducir la mecánica de un sueño, sin ser verdaderamente un sueño”- y su estreno fue saboteado ruidosamente por sus amigos surrealistas en su sesión inaugural.  Por eso muchos sostienen que el primer film ortodoxamente surrealista fue el fruto de dos españoles, del aragonés Luis Buñuel y del catalán Salvador Dalí, con un cortometraje titulado caprichosamente Un perro andaluz (1929), que Buñuel dirigió en París a partir de un guión en el que predominaban las ideas de su amigo, con quien había intimado en la madrileña y bulliciosa Residencia de Estudiantes. Así lo entendió Breton y sus compañeros, que admitieron inmediatamente y con entusiasmo a ambos en sus filas.

    Un perro andaluz divagaba poéticamente, y de un modo muy poco convencional, sobre el tema del deseo sexual y de su frustración –como había ocurrido en la película de Germaine Dulac-, pero el siguiente film de Buñuel, ya en los albores del cine sonoro, titulado La edad de oro (1930) fue un virulento manifiesto ideológico del ideario surrealista, con un ataque en toda regla a las instituciones burguesas –Iglesia, Patria, Familia-, al punto de que tras una tumultuosa proyección, fue prohibido en diciembre de 1930 y sus copias secuestradas por la policía. Esta prohibición estaría en vigor en Francia hasta 1960. El escandaloso episodio de La edad de oro se inscribió en los acalorados debates políticos en el seño del grupo, lo que condujo a algunos de sus miembros –como fue el caso de Buñuel- a afiliarse al Partido Comunista, con gran disgusto de Breton, quien intentó preservar su independencia, aunque acabó simpatizando con el trotskismo.
     
  • Inventario del surrealismo: sueños, visiones, fantasmas, monstruos y otras criaturas imaginarias
    María Tausiet

    Aunque el surrealismo surgió en Europa a comienzos del siglo XX, manifestándose sobre todo en los años veinte y treinta, sus antecedentes se remontan mucho tiempo atrás. Un buen ejemplo de la "surrealidad", "sobrerrealidad" o "realidad superior" que aspiraron a captar y reflejar sus defensores lo encontramos ya en el siglo V a. C. Según la famosa afirmación atribuida a Heráclito, la diferencia entre el mundo de la vigilia y el del sueño, y, en general, entre cualquier tipo de opuestos, venía a ser sólo aparente: "Estar vivo y muerto, despierto y dormido, ser joven y viejo: todo ello existe al mismo tiempo en nosotros". El protagonismo de la imaginación, de los sueños y visiones, del mundo emocional plasmado a menudo en imágenes monstruosas y fantasmales que reivindicaron los surrealistas se observa ya en algunos artistas de la Edad Media y el Renacimiento como, por ejemplo, Brueghel o el Bosco. Dichos artistas, a su vez, iban a inspirar a muchos representantes del romanticismo, estableciéndose de este modo una cadena de influencias sucesivas que los propios surrealistas aceptaron como precedentes de su movimiento.
 

http://www.march.es/conferencias/detalle.aspx?p2=902

 
 

miércoles, 7 de agosto de 2013

La mandorla y yo


En italiano, mandorla es almendra. En términos artísticos, se habla de mandorla cuando una figura está rodeada de un marco oval, como el Pantocrátor de San Clemente de Tahull. Si hablamos de urbanismo zaragozano, la mandorla romana es el territorio que se circunscribe al primer cinturón, es decir, el casco viejo, el perímetro de la ciudad fundada por César Augusto, dentro de las murallas.

En 2007, alguien hizo la pregunta: "Si pudieras elegir ¿En qué sitio de Zaragoza vivirías?" y la primera respuesta, mía, fue: "Yo viviría dentro de la mandorla romana; por ejemplo en plena placica de Santa Cruz, sin coches y con gentes divertidas que vienen y van…".

Ahora que ya he conseguido asentarme a pocos metros del lugar que definí hace seis años, en plena calle Méndez Núñez y muy cerca de donde trabajaba mi padre (calle San Jorge), recuerdo que durante los diez años de paréntesis que he vivido en un lugar sin ningún atractivo socio-cultural-político-histórico-sentimental, me trasladaba irremediablemente a los aledaños del sitio que ocupo hoy: tanto para aportar mi granito de arena al desarrollo tecnológico de un medio periodístico (calle Contamina), como para llevar a mi hija a la guardería (calle Refugio), como para visitar la tienda de mis amigos (calle Mayor), como para leer la prensa de noche (plaza Santa Cruz), como para comer atún (plaza Santa Marta, donde elaboraba pan mi abuelo paterno), como para grabar cortometrajes (calle Pabostría, mi favorita, donde se ganaba el sueldo mi abuela materna), como para beber cerveza (calle Espoz y Mina), como para comer con Luis, Jesús, Toni (calle Jussepe Martínez), como para escribir un libro (El Tubo. Memoria de un abandono).

En Praga, en La Habana, en París, en Córdoba, en Budapest, en Túnez, en Buenos Aires, en Oslo, en Ámsterdam, en Pau, en Lisboa, en Roma, en Barcelona, en todas las capitales que visito, me interesa su corazón, su centro histórico. En Zaragoza, mi ciudad y la de mis padres, también. Y ahora vivo en él. Y nada menos que en el mismo lugar en el que Ramón y Cajal dio a la luz sus primeras investigaciones. Las que le dieron el premio Nobel por descubrir que nuestras neuronas son células independientes, conectadas entre sí. Lo que forma nuestro cerebro: nuestra mente, lo que llamamos poéticamente corazón; nuestro yo.

miércoles, 3 de julio de 2013

El Soberao, revista cultural


En el mes de junio de 2013 ha sido publicado el número 1 de la segunda época de El Soberao, revista cultural de Los Palacios y Villafranca (Sevilla).

Cuenta con 25 colaboradores, entre los que se encuentra el Premio Cervantes 2013, José Manuel Caballero Bonald.

Yo aporto un relato de anticipación titulado Todos están muertos. Me gusta compartir páginas con un escritor tan relevante.

martes, 2 de julio de 2013

El dinero protegido: perpetuar la desigualdad



El 60 por ciento del capital mundial está camuflado para no aportar dinero a los estados. Esto quiere decir que la sanidad, las carreteras, los colegios, los transportes públicos, las pensiones (y también la apropiación indebida) son financiados por las personas que tienen menos dinero. Los ricos poseen sus propios mecanismos para no pagar, una vez que han conseguido sus grandes fortunas, en la mayor parte de los casos a través de la explotación o extorsión ajenas, cuando no mediante simples estafas a gran escala. Veamos algunas prácticas de evasión fiscal y camuflaje de capitales.

Sociedades offshore

Cuando se tiene mucho dinero, se constituyen sociedades. Es el primer paso para no ser identificado y así no aportar la parte correspondiente al conjunto de la población. Estas sociedades legales (empresas que no realizan ninguna actividad) afirman tener sus lugares de negocio en otros países. Los territorios donde actúan son los llamados paraísos fiscales, en los que no tienen que pagar impuestos. Muchos son ex colonias británicas, aunque hay también otros casos, como los de Panamá o Andorra. Por supuesto, el dinero se deposita en bancos también extranjeros, y se dispone de él sin control desde el lugar real de residencia. Las ventajas fiscales para empresas extranjeras son usadas también en países no considerados paraísos fiscales, con el mismo procedimiento: tributar en lugares donde no se ejerce el negocio y así evitar el pago de impuestos.

Un mecanismo que se ha puesto de moda a través de las vidas aireadas de personas célebres es el de la residencia ficticia en el extranjero. Simplemente se consigue que un paraíso fiscal te considere su habitante sobre el papel, y las leyes e impuestos de tu país real ya no te incumben. Esta práctica es la máxima simplificación de la anterior, pero no procura el deseado anonimato para el defraudador sin escrúpulos.

Fundaciones

Sin necesidad de buscar localizaciones falsas, los grandes capitales pueden también constituir una fundación. En teoría, las fundaciones son sociedades sin ánimo de lucro para gestionar dinero que se emplea en el bien común, por lo que gozan de exenciones fiscales. En la práctica, se trata de una sencilla manera de ocultar capitales al porcentaje obligado al bien común. Si se sigue el sencillo proceso de formar una Sociedad Anónima y luego inscribirla como promotora de una fundación, el nombre de los que perpetúan la hambruna y la miseria queda perfectamente ocultado.

Además de preservar todo el dinero, las fundaciones también hacen que éste aumente. Aunque supuestamente no pueden realizar actividades comerciales, basta con camuflarlas como cursos u otros servicios, que siempre necesitan una financiación a la que se prestan gustosas las instituciones públicas y privadas, para solapar su carencia de iniciativas o como trueque de prebendas.

Las ventajas de una fundación para las personas sin ética no acaban ahí. El patrimonio no puede ser enajenado por parte de terceros en litigio. Esto quiere decir que si hay un juicio contra los ricos en cuestión, el dinero que está depositado en su fundación no se puede tocar. Lo mismo sirve si se quiere desheredar o no pagar lo que indique la ley a ex cónyuges o hijos.

Las grandes fortunas suelen mostrar su cara amable a través de las fundaciones, con la impunidad que da todavía ese modo de defraudar a cara descubierta. Así, desde marcas de refresco hasta partidos políticos, pasando por bancos, constructoras, la Iglesia, medios de comunicación, la Monarquía y el Estado, en cuanto reúnen dinero constituyen un patronato y crean entes como Fundación Coca Cola (promoción de las bellas artes, mejora del medio ambiente y progreso de la ciencia); Fundación Cultural Aena (investigación del transporte aéreo y sus aspectos culturales y artísticos); Fundación BBVA (promoción cultural y artística); Fundación Salesiana Don Bosco (promoción de la juventud y la familia); Fundación Telefónica (acción social y cultural); Fundación Real Madrid (difusión de los valores del madridismo), etc. Sin perjuicio de los provechos que muchas personas pobres consiguen a través de estas oenegés, todas son máquinas de atesorar dinero eludiendo gravámenes.

Uso de la tecnología

A través de las herramientas que procura Internet, se pueden manejar con facilidad los grandes capitales ocultos. No es necesaria apenas la existencia de documentos impresos ni de oficinas con un domicilio concreto. Las actividades contra el bien común se realizan a través de correos electrónicos y páginas web cuyas titularidades se pueden ocultar. Las disposiciones en efectivo se realizan con tarjetas de empresa. Las firmas en los escasos documentos impresos necesarios se efectúan siempre a través de apoderados. En muchos casos, si alguien intenta tirar del hilo sólo llega a familiares cercanos (esposas, padres, hijos, sobrinos) que han aportado sus nombres para ocultar el del defraudador real.

Embajadas y política

Las embajadas son lugares en los que se realiza una intensa actividad de ocultación de grandes capitales. La legislación internacional ampara estas prácticas, basándose en las relaciones de amistad entre los países.

Los parlamentos y gobiernos discuten sobre la subida o bajada de impuestos, según la tendencia política de los representantes. En el caso de partidos conservadores, se promueve aportar menos para que el comercio aumente. Los partidos progresistas arguyen que cuanto más se recaude y reparta, menos necesidades pasarán los desfavorecidos. En cualquiera de los dos casos, no se habla de que paguen los ricos, sino de la presión fiscal sobre las personas que no utilizan paraísos fiscales, fundaciones o pasaportes diplomáticos: una manera como otra cualquiera de seguir mareando la perdiz.

Lavado de dinero (blanqueo de capitales)

El llamado dinero negro es el que se obtiene mediante actos ilegales. En la mayor parte de los casos en que aparece un gran montante de capital, éste proviene de operaciones al margen de la ley. Sus propietarios buscan las maneras de convertir el dinero ilegal en legal, para huir de la justicia. Un procedimiento sencillo es atribuir a personas y entidades ajenas las transacciones monetarias, para evitar ser rastreado. En muchos casos, estas personas no saben que están siendo utilizadas para el blanqueo. Además de la usurpación de identidad, también es frecuente la falsificación de documentos acreditativos. No es rara la colaboración de las entidades bancarias.

La contribución al gasto público es, en todo el mundo, un asunto de las personas con poco dinero. Esta evidencia es una de las mayores lacras del sistema económico y no existe ningún partido político ni asociación de humanos que la consideren como un asunto prioritario a modificar. Pirámide de poder, datos ocultos sólo porque no se miran. Realidad.

(Artículo de 2011 corregido y aumentado)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...