miércoles, 28 de noviembre de 2018

Contra lo políticamente correcto



El siglo XXI en Occidente se está caracterizando por la interpretación fuera de tiesto de lo correcto y su uso para el control social. En las oleadas históricas del progreso, este irritante fenómeno representa una clara regresión, afectando a valores universales como la libertad de expresión, que incluye las de opinión, edición, difusión, etc.

Las antaño firmes convicciones que impulsaban hacia delante la historia de la humanidad se han convertido en objeto de mercadeo, desembarazadas de su sentido y transformadas en modas. Los derechos humanos, el ecologismo, el pacifismo, el feminismo, el comunismo, el anarquismo, el antirracismo o el indigenismo, se mezclan hoy con el espiritualismo, la pseudociencia y demás charlatanerías.

Los nuevos partidos políticos, cuyas denominaciones ya no son descriptivas y se basan en eslóganes publicitarios, son el actual contenedor de ese batiburrillo sin base crítica, cuya difusión se produce a través de los medios de comunicación de masas y asume los postulados de la sociedad de consumo.

Las sanas corrientes políticas, literarias, científicas y contraculturales del siglo XX se han asumido como simpáticas alteraciones caducas y sus propuestas se han diluido en el magma de la sociedad de la información. Toda una tradición de gamberrismo intelectual, provocación, transgresión y heterodoxia ha quedado en titulares anecdóticos.

Lo políticamente correcto ha barrido los restos de la sátira y la rebelión. Una inmensa mayoría adocenada asume que el nuevo orden impuesto, con sus doctrinas vacías tendentes al plácido pastoreo de personas, es el marco en el que todos debemos vivir.

La democracia y los derechos humanos se barajan en la geopolítica como naipes de póker. Los países con recursos naturales o enclaves estratégicos deben tener líderes que sean títeres de las potencias económicas. A éstos se les concede el diploma de demócratas, sin entrar nunca en el significado del vocablo. Lo mismo sucede con las denuncias de violación de derechos humanos, que se aplican en exclusiva a las naciones díscolas.

La evidencia científica del cambio climático impulsa a los ayuntamientos a promover una supuesta concienciación ciudadana, muy lucrativa para ciertas fundaciones sin ánimo de lucro. Los urbanitas separan sus desechos, mientras las grandes corporaciones siguen explotando los combustibles fósiles, generando toneladas de residuos y contaminando a niveles cada vez mayores.

La presencia militar extranjera en países pretendidamente soberanos continúa en ascenso y cometiendo sus habituales atrocidades, con el bonito paraguas de las misiones de paz, un atentado a la inteligencia.

Las justas reivindicaciones de las mujeres y los homosexuales para alcanzar la igualdad de derechos, un capítulo global especialmente sangrante por sus dimensiones, se ha colocado en el primer plano del calendario festivo, despojándolo de su carácter revolucionario. La nueva moda feminista y gay es asumida por los grupos conservadores, a sabiendas de que a base de vacuidad y palabrería se desactiva cualquier impulso de progreso.

Así, el grave problema del maltrato, desnutrición y abandono de los menores de cualquier sexo aparece hoy como secundario, reivindicado tan sólo por grupos asociados a religiones y superado por la comercialización de las otras modas ideológicas. Un caso similar es el del abandono de los ancianos o de los minusválidos.

La cultura se ve acorralada por los mercachifles y los gurús de la corrección. Todo lo que atente contra las sagradas normas de la nueva decencia es denunciado, desactivado y finalmente eliminado. Ahora no hay cabida para el mal gusto, pues perjudica la inmaculada salud de mente y cuerpo. Casi nadie se atreve ya a reivindicar abiertamente los vicios, pues quizás acabe con sus huesos en las cárceles democráticas. Gimnasios, centros comerciales, cursos de meditación budista, gastrobares y otras hierbas concentran a una población occidental que huye de placeres como la juerga, el tabaco, el alcohol, las drogas o el sexo no convencional.

Paralelamente, se asume como correcto el nacionalismo, siempre que se refiera a unidades políticas ya constituidas. Este desvío intelectual del siglo XIX, de consecuencias históricamente negativas para las comunidades humanas, introduce el elemento sentimental en la convivencia política, añadiendo idioteces como el honor, el patriotismo o la justificación de la diferencia con argumentos históricos, reales o inventados. Cuanto más antiguo es un grupo, más prerrogativas dice poseer. ¿Pero no somos todos iguales en derechos?

Los símbolos asociados a las naciones asentadas y a las creencias se consideran sagrados, y las leyes castigan a quienes los desprecian. Banderas, escudos, miembros de monarquías, crucifijos o fronteras son defendidos en tribunales, que aplican locas normativas contra el odio o la blasfemia, y defienden conceptos como el respeto a las creencias, los sentimientos, los dogmas, los mitos y los ritos. Ahora resulta que decir públicamente Me cago en Dios es un delito, por ejemplo. Antes, en derecho, se procuraba diferenciar entre pensamiento y acción. Ahora no.

El culto al cuerpo ya no es una manifestación natural de la búsqueda de la belleza y el placer. Si las religiones han condenado siempre los desnudos y cualquier versión de lo erótico, ahora lo hacen quienes confunden el mero regocijo individual con su criticable comercialización. Porque conceptos tan apreciables como disfrute, comodidad o tranquilidad han sido desplazados por los sagrados esfuerzo, trabajo y actividad incesante.

La violencia, aplicación de daño a los otros, se considera justificada sólo en el caso de que sea administrada por un Estado. Las discusiones acerca de su uso como defensa acaban transformándola en tabú y despojándola en muchas ocasiones de sus motivaciones políticas, evidentes en grupos llamados terroristas, pero negadas por sus adversarios ideológicos.

El reflejo en los productos de creación de las acciones condenadas por la mayoría social está asumido desde que existe el arte. Así, en la pintura, la novela, el teatro o el cine se representan violaciones y asesinatos con normalidad, hasta el punto de que hay géneros asociados a estas prácticas. Sin embargo, las nuevas corrientes puritanas ven con malos ojos cualquier manifestación artística que vaya más allá de una leve tos o una puesta de sol con colores subidos de tono.

La regulación cada vez más asfixiante de los derechos de autor dota a los creadores de una prerrogativa de la que carece el resto de gremios. Canciones, películas o libros pueden ser rentabilizados por sus autores una y otra vez mediante su duplicación, mientras que mesas, abrigos o caramelos son objetos únicos y de una sola venta. La existencia de internet y sus atajos favorece que esa injusticia sea suavizada. Sin embargo, existe la creencia impuesta de que utilizar libremente la creación ajena es un delito, por mucho que se ponga en práctica en cuanto se puede.

Que haya grupos conservadores que se autodenominan como políticamente incorrectos para defender lo indefendible no es más que una apropiación del concepto. Su uso de la libertad de expresión es legítimo, pero está motivado por desórdenes mentales que les llevan a proclamar ridiculeces racistas, machistas o reaccionarias. Son las bestias de carga que mugen mientras arrastran el carro de las élites económicas, tan moderadas y decorosas.

El humor es transgresor por definición. Si no, se trata de amables chanzas sin mayor alcance. Poner en solfa cualquier convicción, hábito, ceremonia o verdad absoluta es un modo de perfeccionar las cosas. Penalizar esa vía de escape imponiendo lo que se debe o no hacer, es el mayor disparate de nuestras sociedades modernas, que mediante la dictadura de lo políticamente correcto nos han convertido, quizás para siempre, en hordas de subnormales paralizados.

Dos colaboraciones en libros


Han sido publicados dos libros en los que colaboro.

El primero, Nuevas visiones sobre el cómic, es un volumen que impulsa la crítica del cómic desde el ámbito universitario. Está publicado por Prensas de la Universidad de Zaragoza y coordinado por Julio A. Gracia y Ana Asión.

El segundo, El patrimonio rural a través del audiovisual, es un monográfico de Rujiar, publicación del Centro de Estudios del Bajo Martín. Está coordinado por Ana Asión y Roberto Sánchez.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...