miércoles, 11 de septiembre de 2013

Surrealismos. Ciclo de conferencias

Surrealismos...

8, 10, 15 y 17 octubre 2013

Imagen del acto

El surrealismo, en un sentido propio, surgió formalmente en el primer tercio del siglo XX, aunque en realidad  ya existía inmerso en una larga tradición de una forma de percepción creativa que se remonta al Medievo. Este ciclo, que acompaña a la exposición Surrrealistas antes del surrealismo, que abre la temporada artística de la Fundación Juan March, analizará algunas de  sus fuentes principales —sueños, fantasmas, demonios, etc. —, poniendo énfasis en la utilización retroactiva de la historia del arte en la aparición formal del movimiento, así como su  expresión en el  ámbito  teatral y en el cine.
                            
Horario y lugar
Fundación Juan March
Castelló, 77. Madrid. Salón de actos.19,30 horas.
 
Programa de las conferencias
  • Martes 8 de octubre
    Juan José Lahuerta
    Arte del pasado, surrealismo y arte fantástico
  • Jueves 10 de octubre
    Luis d'Ors
    El surrealismo en escena: teatro y surrealismo
  • Martes 15 de octubre
    Román Gubern
    El surrealismo y la imagen en movimiento: surrealismo y cine
  • Jueves 17 de octubre
    María Tausiet
    Inventario del surrealismo: sueños, visiones, fantasmas, monstruos y otras criaturas imaginarias
 

Algunos datos biográficos

  • Juan José LahuertaJuan José Lahuerta
    Arquitecto, escritor y profesor de Historia del Arte en la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Entre sus libros pueden mencionarse Antoni Gaudí. Architecture, Ideology, and Politics (1993), Dalí. El fenómeno del éxtasis (2004), Le Corbusier. Espagne. Carnets (2005), Estudios antiguos (Premio internacional de ensayo del Círculo de Bellas Artes 2009) y Humaredas. Arquitectura, ornamentación, medios impresos (2010). Es miembro del consejo de redacción de Casabella (Milano) y director de la editorial Mudito & Co (Barcelona). Ha sido “senior curator” del Museu Picasso de Barcelona y titular de la King Juan Carlos Chair en New York University.
  • Luis d'OrsLuis d'Ors
    Es director de escena. Licenciado en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD), en las especialidades de Interpretación y Dirección Escénica. Amplia estudios de Dirección en la British Theatre Asociation (B.T.A.) de Londres, Reino Unido, gracias a una beca del INAEM del Ministerio de Cultura español. Ha sido ayudante de dirección de los más prestigiosos directores españoles, entre los que cabe destacar: Fabià Puigserver en el Teatre Lliure, José Luis Alonso para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Ángel Gutiérrez en el Teatro de Cámara Chéjov, Miguel Narros en el Teatro Español y José Luis Gómez, en La Abadía, entre otros. En estos teatros, además, ejerció labores de coordinación artística, formación teatral y procesos de reparto de producciones varias. Además ha trabajado como docente en tres centros: en la RESAD, profesor de Interpretación Textual; en la ESAD de la Universidad de Kent (Canterbury), profesor de Prácticas de Dirección Escénica, y fue director del Aula de Teatro de la Universidad Complutense de Madrid (Taller Permanente de Teatro, El Tapete). También fue Coordinador artístico del Centro Dramático Nacional (CDN) de 2004 a 2006. Como director teatral es responsable de 18 puestas en escena, en su mayoría producidas por la Compañía de Actores Michael Chéjov, fundada por él, a partir de textos de Shakespeare, Calderón, Molière, Dickens, Chéjov, Schnitzler, Kafka, Synge, Ionesco, Mrozek, Sarraute y Arrabal.
  •  
  • Román GubernRomán Gubern
    Catedrático emérito de Comunicación Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona.   Miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de España, de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la New York Academy of Sciences. Ejerció la docencia y la investigación, en la  Universidad de Southern California, y en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) y en el California Institute of Technology. Ha sido  director del Instituto Cervantes en Roma. Entre sus libros figuran: Historia del cine, El cine sonoro en la II República, La caza de brujas en Hollywood, Máscaras de la ficción y Patologías de la imagen.
  •  
  • María TausietMaría Tausiet
    Doctora en Historia por la Universidad de Zaragoza. Ha trabajado en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) como investigadora contratada entre 2008 y 2011. Sus estudios se han centrado en el estudio de la magia y la posesión demoníaca en la España de los siglos XVI y XVII, así como en algunos aspectos ligados a los conflictos religiosos derivados de la Reforma católica, como la excomunión, el purgatorio, los insultos religiosos, el discurso moral sobre la locura o el llamado “don de lágrimas”. Algunos de sus libros son Ponzoña en los ojos. Brujería y superstición en Aragón en el siglo XVI (2000), Abracadabra Omnipotens. Magia urbana en Zaragoza en la Edad Moderna (2007) y El dedo robado. Reliquias imaginarias en la España Moderna (2013). Junto con James S. Amelang, ha coeditado El diablo en la Edad Moderna (2004) y Accidentes del alma. Las emociones en la Edad Moderna (2009). Actualmente prepara varios trabajos sobre lenguajes alegóricos y sobre representaciones científicas y fabulosas del Más Allá.
 

Los participantes resumen su intervención

  • Arte del pasado, surrealismo y arte fantástico
    Juan José Lahuerta

    La visión que el surrealismo proyecta sobre el arte del pasado es "retroactiva". El surrealismo escribe una historia del arte de cronología invertida, que empieza en el arte moderno y va hacia el pasado, de modo que el pasado es presentado como la culminación del presente, y no al revés. Y en esta operación de apropiación del pasado tomará una importancia esencial lo que ellos mismos llamarán “arte fantástico”, el cual abarca desde el arte culto de autores como Paolo Uccello o El Bosco, hasta el arte de los niños, los ingenuos, los locos....

     
  • El surrealismo en escena: teatro y surrealismo
    Luis d'Ors

    Luis d´Ors propone, a partir de su experiencia como hombre de teatro, la necesidad de revisar la vanguardia surrealista escénica con el fin de descubrir formas nuevas de hacer teatro hoy. A través de una revisión de  los recursos de la dramaturgia surrealista, que incluye sus antecedentes en el dadá, e ilustrándolo con ejemplos, d´Ors no solo analizará la herencia de aquellas propuestas de hace un siglo,  sino que planteará  el modo en que aquellas ideas -que apenas se materializaron en obras-  aportan pistas  que permiten abordar un nuevo "teatro poético" que indague en el rico e inexplorado mundo interior de lo humano. Un teatro surrelista para hoy.

     
  • El surrealismo y la imagen en movimiento: surrealismo y cine
    Román Gubern

    Los miembros del grupo surrealista fueron cinéfilos y películas como Fantomas (1913), Nosferatu, el vampiro (1921) y King Kong (1933) les fascinaron. Constituían verdaderos “sueños sobre pantalla” o, como escribió Jean Goudal en 1925, una “alucinación consciente”. Pero la producción de cine específicamente surrealista, asociado al movimiento creado por André Breton en 1924, resultó controvertida. Los historiadores más estrictos y puntillosos afirman que sólo existieron dos o tres películas verdaderamente surrealistas. La primera habría sido La concha y el clérigo (1928), realizada por Germaine Dulac a partir de un guión de Antonin Artaud, escritor próximo a los surrealistas, pero que quedó decepcionado con el resultado –pretendía “reproducir la mecánica de un sueño, sin ser verdaderamente un sueño”- y su estreno fue saboteado ruidosamente por sus amigos surrealistas en su sesión inaugural.  Por eso muchos sostienen que el primer film ortodoxamente surrealista fue el fruto de dos españoles, del aragonés Luis Buñuel y del catalán Salvador Dalí, con un cortometraje titulado caprichosamente Un perro andaluz (1929), que Buñuel dirigió en París a partir de un guión en el que predominaban las ideas de su amigo, con quien había intimado en la madrileña y bulliciosa Residencia de Estudiantes. Así lo entendió Breton y sus compañeros, que admitieron inmediatamente y con entusiasmo a ambos en sus filas.

    Un perro andaluz divagaba poéticamente, y de un modo muy poco convencional, sobre el tema del deseo sexual y de su frustración –como había ocurrido en la película de Germaine Dulac-, pero el siguiente film de Buñuel, ya en los albores del cine sonoro, titulado La edad de oro (1930) fue un virulento manifiesto ideológico del ideario surrealista, con un ataque en toda regla a las instituciones burguesas –Iglesia, Patria, Familia-, al punto de que tras una tumultuosa proyección, fue prohibido en diciembre de 1930 y sus copias secuestradas por la policía. Esta prohibición estaría en vigor en Francia hasta 1960. El escandaloso episodio de La edad de oro se inscribió en los acalorados debates políticos en el seño del grupo, lo que condujo a algunos de sus miembros –como fue el caso de Buñuel- a afiliarse al Partido Comunista, con gran disgusto de Breton, quien intentó preservar su independencia, aunque acabó simpatizando con el trotskismo.
     
  • Inventario del surrealismo: sueños, visiones, fantasmas, monstruos y otras criaturas imaginarias
    María Tausiet

    Aunque el surrealismo surgió en Europa a comienzos del siglo XX, manifestándose sobre todo en los años veinte y treinta, sus antecedentes se remontan mucho tiempo atrás. Un buen ejemplo de la "surrealidad", "sobrerrealidad" o "realidad superior" que aspiraron a captar y reflejar sus defensores lo encontramos ya en el siglo V a. C. Según la famosa afirmación atribuida a Heráclito, la diferencia entre el mundo de la vigilia y el del sueño, y, en general, entre cualquier tipo de opuestos, venía a ser sólo aparente: "Estar vivo y muerto, despierto y dormido, ser joven y viejo: todo ello existe al mismo tiempo en nosotros". El protagonismo de la imaginación, de los sueños y visiones, del mundo emocional plasmado a menudo en imágenes monstruosas y fantasmales que reivindicaron los surrealistas se observa ya en algunos artistas de la Edad Media y el Renacimiento como, por ejemplo, Brueghel o el Bosco. Dichos artistas, a su vez, iban a inspirar a muchos representantes del romanticismo, estableciéndose de este modo una cadena de influencias sucesivas que los propios surrealistas aceptaron como precedentes de su movimiento.
 

http://www.march.es/conferencias/detalle.aspx?p2=902

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...