miércoles, 30 de agosto de 2017

Algo de cine yugoslavo


Después de ver los once largometrajes del gran Emir Kusturica hasta 2017 (Revisitando a Kusturica), me apetecía darle un breve repaso al cine yugoslavo.

Línea no regular (Slobodan Sijan, Yugoslavia, 1980)*****
Comedia ya clásica imprescindible. Narra el recorrido de un viejo autocar que lleva a Belgrado, en 1941. Contiene todos los ingredientes que caracterizarán el cine de Kusturica: música étnica, gitanos, humor rocambolesco, personajes extravagantes, crítica política, un entierro, una novia, animales sueltos, militares y guerra… Hasta aparece Slavko Stimac, protagonista de ¿Te acuerdas de Dolly Bell? (1981) y La vida es un milagro (2004) y presente en Underground (1995). Para más concomitancias, el guion está escrito por
Dusan Kovacevic, que firmó también el de Underground. (La imagen es el cartel de este filme).

Antes de la lluvia (Milcho Manchevski, Macedonia, 1994)***
El tiempo ha deslucido este drama en tres actos sobre los conflictos entre musulmanes y cristianos en Yugoslavia. Una joven albanesa musulmana se refugia en un monasterio cristiano y un fotógrafo macedonio vuelve a su tierra desde Londres. Interesante.

El polvorín (Goran Paskaljevic,  Serbia, 1998)***
Dura mirada sobre la situación asfixiante en Belgrado durante la crisis provocada por el embargo occidental. Historias cruzadas en una noche de personajes extremos, con varios actores presentes también en la filmografía de Kusturica. Pasable.


En tierra de nadie (Danis Tanovic, Bosnia, 2001)****
Irónica denuncia desde el punto de vista bosnio de la guerra serbo-bosnia en 1993. Un soldado bosnio y uno serbio acaban en la misma trinchera. Muy entretenida, desesperanzada y bien hecha. 

El peso de las cadenas (documental, Boris Malagurski, Serbia, 2010 y 2014)****
Parte 1: https://www.youtube.com/watch?v=XfcXyCP3wbs
Parte 2:
https://www.youtube.com/watch?v=CtCvJ6MnnZ8
Es la versión serbia de los hechos de la historia reciente de Yugoslavia; es decir, la contraria de la que nos contaron a los occidentales. Cuenta más o menos esto:

En 1941 Hitler bombardea Belgrado, ocupa el Reino de Yugoslavia y asesina a cientos de miles de serbios y judíos. Entre 1941 y 1945 Croacia y Bosnia son un estado fascista católico Ustacha. Los chetniks monárquicos serbios se oponen a Hitler, pero no tienen apoyos internacionales, cosa que sí sucede con los partisanos comunistas de Tito, que proclama la nueva República de Yugoslavia en 1943, liberada en 1945. Estaba formada por las repúblicas de Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia, incluyendo ésta las provincias autónomas de Vojvodina y Kosovo. En 1961 se une al Movimiento de Países No Alineados. Tito muere en 1980. Estados Unidos presiona para que Yugoslavia deje de ser comunista. En 1989 y 1990, se provoca el colapso de la economía yugoslava, obligando mediante los organismos internacionales a que abandonen las políticas sociales, privaticen, bajen los salarios, y produzcan en suma la bancarrota del estado. Así, unos pocos fondos extranjeros se apropian de toda la economía del país. El nivel de vida cae, sube el desempleo y se incrementa la tensión entre las repúblicas mediante el empobrecimiento provocado de la población. Cuando no se tiene nada, uno se aferra a ideas nacionales y religiosas. Estados Unidos niega ayuda económica si no se desgajan las repúblicas. Promueve elecciones separadas y apoya a los partidos democráticos (de derechas). En 1991 la situación económica es ya infernal. En Bosnia, Croacia y Eslovenia se expulsa a los serbios. En Bosnia se hace con el poder Alija Izetbegovic, ex nazi. En Serbia, Milosevic, que reivindica una Yugoslavia unida. En Croacia, el cristiano Franjo Tudjman se arma para la guerra. Bosnia es una mini Yugoslavia, con musulmanes, serbios y croatas. Sarajevo, la capital, se llenó de protestas pidiendo paz. Fueron reprimidos a tiros. Eslovenia y Croacia se independizaron en 1991. Bosnia y Macedonia en 1992. Todos apoyados por Alemania y reconocidos por Occidente. Franjo Tudjman discrimina a los serbios de Croacia con la ayuda armada de Alemania. Vukovar (en la Croacia serbia) fue arrasada por los serbios. Mostar, otra batalla destructiva en Herzegovina. Matanzas de civiles serbios en 1991. Ejemplo, Gospic. 1992, guerra de Bosnia, impulsada por EE.UU. Los serbios quieren el control de la zona serbia. Croatas y musulmanes quieren todo el país. Estos últimos, con la ayuda de EE.UU., que además aportó muyaidines afganos. Los serbios tenían al ejército yugoslavo, que fue atacado por Occidente, primero mediante sanciones a lo que quedaba de Yugoslavia: Serbia y Montenegro. En 1993 se generalizó la hambruna y el paro subió al 60 por ciento. Los salarios cayeron de 500 a 15 dólares. En 1993, EE.UU. idea el ataque croata a Krajina, causando la muerte de un cuarto de millón de serbios. Franjo Tudjman estaba contento. USA fue luego a por los serbios de Bosnia, presentando su guerra civil como un ataque de Serbia. Srebrenica se declaró zona segura de la ONU pero era base militar de ataques a serbios. Éstos contraatacaron y mataron a los musulmanes en un número similar. Esto fue usado por la OTAN para intervenir. Mientras, Milosevic y Tudjman, supuestos enemigos, se enriquecían enviando sus fondos a bancos comunes. Todas las personas de izquierdas de Occidente fuimos engañadas, creyendo que los malos eran los serbios. Estados Unidos permaneció en Bosnia tras la paz, gobernando sus partes divididas. Eso quisieron hacer en Kosovo para acabar de desintegrar Yugoslavia, pero no lo lograron en principio. En 1999, Javier Solana (PSOE), violando la carta de la ONU, bombardeó Yugoslavia al mando de la OTAN con uranio enriquecido (radiactivo) durante 72 días. La excusa fue que Milosevic estaba matando a los albaneses en la guerra de Kosovo, pero el ataque estaba diseñado mucho antes. Los albaneses de Kosovo estaban apoyados directamente por USA, que entrenaba y armaba a su grupo guerrillero ELK, albano-kosovar musulmán mafioso traficante de órganos, drogas y armas. Milosevic firmó la paz con la OTAN, ante la amenaza de ésta de masacrar Serbia. Se impuso en Kosovo el marco alemán y se privatizó toda la economía. En 2000 se apropiaron de la mina serbia de Trepca por contaminar. Milosevic perdió las elecciones en 2000 tras el apoyo económico de USA a la oposición. En 1993 se fundó el Tribunal de La Haya, que sólo consiguió condenar a la parte serbia, puesto que los casos abiertos contra los amigos de EE.UU. eran anulados. En 2003, el nombre de Yugoslavia desapareció, pasándose a llamar Serbia y Montenegro. En 2006, Montenegro se independizó. En 2008, con el apoyo USA, Kosovo se independizó, pero no fue reconocido por la comunidad internacional, siendo de facto una colonia estadounidense. La otra región serbia, al norte, Vojvodina, también está en el punto de mira de Occidente. Eslovenia ingresó en la UE en 2004. Las actuales repúblicas de la antigua Yugoslavia son colonias estadounidenses. La clase política de la ex Yugoslavia está corrompida en su totalidad, enriqueciéndose mientras el pueblo se empobrece. La segunda parte hace un repaso al intervencionismo mundial de EE.UU. y la implantación obligatoria de la economía neoliberal y cuenta los casos de Venezuela e Islandia. Respecto al caso de Bosnia, podemos recordar este artículo de José María Ballestín, que habla del conflicto y su repercusión en la ciudad de Zaragoza, España en 1995.

lunes, 28 de agosto de 2017

El Arca Santa de Oviedo


En la catedral de San Salvador de Oviedo se guarda una caja “de madera incorruptible” recubierta de plata, llamada Arca Santa, cuyos orígenes legendarios la sitúan en Jerusalén y “fabricada por ángeles”. Fue depositada en el siglo IX (tras un periplo por África, Cartagena, Sevilla y Toledo) en la Cámara Santa, capilla prerrománica que fue volada en la Revolución de Asturias de 1934 y luego reconstruida y reinaugurada en 1942; el Arca se restauró en Madrid. La capilla sufrió un robo en 1977; su contenido fue recuperado en 1981 y vuelto a exhibir en 1984. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1988 y fue restaurada de nuevo en 2017. Todos los años, entre el 14 y el 21 de septiembre, quienes visitan el lugar reciben indulgencias plenarias (eliminación de todos los castigos por haber pecado).

Su interés reside en que ejerce de relicario: guarda en su interior reliquias fenomenales, 85 objetos imaginarios relacionados con los mitos cristianos, que ya fueron inventariados en 1075 (en presencia del Cid Campeador) y vueltos a listar en 1572 y en 2004. Cuando se abre, los testigos quedan ciegos, como ya pasó en el año 1035.

La leyenda del Arca Santa fue un proyecto de propaganda para reactivar el turismo medieval de Oviedo, impulsado por un sagaz obispo que se llamaba Pelayo en el siglo XII, ante el auge de Santiago de Compostela.

Esto es lo que dicen que contiene:
- Santo sudario. La reliquia más importante. Un pañuelo ensangrentado (datado en el siglo VII) que habría cubierto la cabeza de Cristo tras su muerte. Sería un complemento de la famosa Sábana Santa de Turín (igualmente medieval). Actualmente se exhibe en un relicario aparte del Arca, también en la Cámara Santa de la catedral.
- Fragmento del vestido de Jesucristo, que fue dividido cuando le condenaron a muerte por soliviantar a los judíos contra las autoridades romanas.
- Una de las ramas de olivo que llevaba Jesús en la mano cuando entró en Jerusalén a lomos de una burra, el Domingo de Ramos.
- Madera de la cruz donde fue ejecutado Jesucristo el Viernes Santo en las afueras de Jerusalén.
- Ocho espinas de la corona que pusieron a Jesús para burlarse de él como rey de los judíos.
- Un trozo de la caña que pusieron a Cristo en la mano, como cetro, durante la burla.
- Una redoma con sangre de Jesucristo, procedente de un crucifijo milagroso.
- Pan de la Última Cena, celebrada el Jueves Santo, víspera de la Crucifixión.
- Uno de los treinta denarios que recibió Judas Iscariote por entregar a Jesús.
- Sandalia del pie derecho de san Pedro apóstol y fragmento de la cadena de su prisión (encarcelado por Herodes Agripa I).
- Escarcela (bolsa para llevar el dinero) de san Pedro.
- Escarcela de san Andrés, apóstol y hermano mayor de san Pedro.
- Fragmento de la piedra con que estuvo cerrado el sepulcro de Jesucristo durante el tiempo que permaneció muerto antes de resucitar.
- Trozo de pescado asado y trozo de panal de miel que Jesús comió con sus discípulos tras aparecer resucitado.
- Tierra que fue pisada por Jesucristo antes de subir al cielo (Ascensión), cuarenta días después de resucitar.
- Tierra que fue pisada por Jesucristo cuando resucitó a Lázaro.
- Tierra del sepulcro de Lázaro.
- Fragmentos de los huesos de los Santos Inocentes, niños muertos por orden de Herodes para librarse de Jesús.
- Fragmentos de los huesos de los tres niños Ananias, Azarías y Misael, que se salvaron del horno donde los mandó meter Nabucodonosor II.
- Jirón de los pañales del niño Jesús cuando estaba en el pesebre de Belén.
- Fragmento del vestido de la Virgen María.
- Leche de los pechos de la Virgen María.
- Cabellos de la Virgen María. No sabemos si cortados antes de que ésta muriese (Dormición) el 15 de agosto del año 56 a los 70 años y fuera abducida (Asunción), o recogidos en el suelo de alguna peluquería de Nazaret o de Jerusalén, si las había.
- Fragmento de la vara con que Moisés separó las aguas del Mar Rojo cuando los egipcios perseguían a los israelitas.
- Un trozo de la piedra donde se sentó Moisés cuando ayunó en el monte Sinaí y Yavé le dio las tablas con los Mandamientos.
- Maná que llovió para alimentar a los israelitas durante su travesía desértica entra Egipto e Israel.
- Fragmento de la capa del profeta Elías.
- Fragmentos de la frente, cabellos y un hueso de san Juan Bautista.
- Cabellos con que santa María Magdalena secó los pies de Cristo.
- Crucifijo realizado por san Nicodemo. Uno de los tres que talló este amigo de Jesús, del natural. Los otros se encuentran en un templo de Venecia y en la catedral de San Martín de Lucca, aunque hay otro en Burgos.
- Trozo de la piel de san Bartolomé, apóstol, que fue desollado.
- Casulla que la Virgen María entregó a san Ildefonso, obispo de Toledo.
- Una de las cuchillas de la rueda en que fue martirizada santa Catalina de Alejandría.
- Trozo de la vestidura de san Tirso, mártir.
- Hueso de la mano de san Esteban, protomártir.
- Cuatro huesos de la cabeza de santa Librada o Wilgefortis, mujer barbuda crucificada.
- Dos huesos de san Benito Abad, fundador de los monasterios europeos.
- Un hueso grande de la espaldilla (omoplato) de san Pedro Regalado, patrón de Valladolid y de los toreros.
- Hueso de san Grato de Aosta.
- Hueso de san Luciano de Antioquía.
- Reliquias de san Lorenzo, san Esteban, san Cosme, san Damián, Esteban papa y mártir, Martino obispo, Facundo, Primitivo, Justo, Pastor, Adriano, Natalia, Mamés, Verísimo, Máximo, Védulo, PantaIeón, Cipriano, Cristóbal, Cucufato, Suplicio, Águeda, Emeterio, Celedonio, Fructuoso, Eugerio, Eulogio, Víctor, Justa, Rufina, Servanda, Germanio, Sergio, Bachio, Juliano, Félix, Pedro Exorcista, Eugenio, Vicente Diácono, santa Ana, Félix, Fausto, Beatriz, Petronila, Eulalia de Mérida, Eulalia de Barcelona, Emilia, Jeremías, Pomposa, Colegio y Esportalio.

- Otras reliquias variadas de los doce apóstoles y de profetas, mártires, confesores y vírgenes, algunas de las cuales están en la Cámara Santa, pero fuera del Arca, suponemos que porque dentro ya no caben más.

miércoles, 23 de agosto de 2017

Revisitando a Kusturica


Revisitando a Kusturica
Por Antonio Tausiet
www.tausiet.com

El cine de Emir Kusturica (Sarajevo, 1954) se puso de moda en los años 90, junto con el éxito de las bandas sonoras que le firmaba Goran Bregovic. Una mezcla muy balcánica de pasiones extremas y humor que nos hizo interesarnos por Yugoslavia, precisamente cuando acababa de dejar de existir. Con el cambio de siglo y tras el bombardeo ordenado por Javier Solana en 1999, la crítica fue abandonando al director paulatinamente, a medida que su cine se hacía más libre, desenfadado, gamberro y divertido. Fue cuando yo empecé a amarlo de verdad, hasta el punto de que hoy ya puede hacer la película que le dé la gana, buena o mala, que disfrutaré con sus idas de olla tan tiernas y salvajes a la vez.

En 2017, Emir Kusturica sobrevive abandonado por muchos, a los que ha ido dejando en el camino. En el campo musical, tras distanciarse de Bregovic hace ya muchos años, ahora lidera la antigua banda fundada por el humorista Nele Karajic, “No Smoking Orchestra”. La crítica musical argentina, que se rindió a sus pies, hoy le considera un estafador. Es probable que él mismo se haya buscado todo esto. El protagonista y guionista de su última película ya es él, y su hijo su compositor de cámara. Pero Emir Kusturica es un genio vivo del cine. Su legión de detractores ya no ve que hasta en la comedia más enloquecida continúa ofreciendo sus piedras preciosas de crítica al occidente capitalista y de canto a la vida más allá de convencionalismos encorsetadores.

No puedo evitar comentar una de las aficiones de Kusturica: construir pueblos (o más bien, enclaves turísticos). En 2004 levantó el primero, en Serbia, para el rodaje de La vida es un milagro. Se llama Drvengrad (“la ciudad de madera”), aunque también es conocido por Kustendorf (“el pueblo de Kusta”, apodo del director). De hecho ése es también el nombre del festival de cine anual que se celebra allí desde 2008. En 2014 inauguró, en la zona serbia de Bosnia, Andricgrad (“la ciudad de Andric”) en honor al novelista yugoslavo Ivo Andric, premio Nobel en 1961. Su nombre provisional fue Kamengrad (“la ciudad de piedra”) y fue ideada en principio como localización para la adaptación al cine de la novela de Andric Un puente sobre el Drina, no realizada. Y entre 2013 y 2015 se pretendió construir Kraljevgrad (“la ciudad del rey”), un poblado medieval que contaba con el apoyo del realizador y del que no se ha vuelto a saber nada.

Otra reflexión: el caso del cine del Kusturica es la demostración más evidente de lo que se pierde con el doblaje. Sus películas en versión original ganan una barbaridad. No se puede doblar esa sinfonía poética de palabras y música. El cine cómico de Kusta deja de ser cómico doblado.

Acabo de volver a ver las once películas de Kusturica. Ésta es mi opinión:

¿Te acuerdas de Dolly Bell? (1981)***
Metáfora del fin de la era de Tito en Yugoslavia. Un adolescente se inicia en el amor con una prostituta. Su padre enferma. Interesante pero algo pesada.

Papá está en viaje de negocios (1985)*****
Obra maestra incontestable. La Yugoslavia comunista de los años 50 a través de los ojos de un niño cuyo padre es deportado. Con el gran actor Miki Manojlovic, que repetirá en 1995, y ya como secundario en 1998, 2007 y 2016.

El tiempo de los gitanos (1988)***
Primera de tres colaboraciones con el músico Goran Bregovic. La peripecia vital de un joven gitano. Con momentos magníficos, pero demasiado recargada y algo plasta.

El sueño de Arizona (1993)**
Realizada con actores estadounidenses consagrados (Johnny Depp, Jerry Lewis…), oscila entre la extravagancia sin estallar, la poesía sin emocionar y el peor pecado: el humor sin hacer gracia.

Underground (1995)****
Imponente esperpento sobre la historia de Yugoslavia desde la II Guerra Mundial hasta nuestros días. El título se refiere a un sótano, metáfora de la era de Tito. Muy buena.

Gato negro, gato blanco (1998)***
Desenfadado vodevil coral que enlaza desvaríos en torno a una boda gitana amañada, con final feliz. Animales sueltos, disparos al aire y pareja de adolescentes enamorados. Entretenida.

Super 8 Stories (2001)**
Documental sobre el grupo de rock-cabaret “No Smoking Orchestra”, en el que Emir Kusturica toca la guitarra eléctrica y su hijo la batería. De escaso interés; algo plomizo incluso.

La vida es un milagro (2004)****
Protagonizada por Slavko Stimac, ya
presente en los filmes de 1981 y 1995. La guerra de los Balcanes llega en tren a un pueblo serbobosnio y los críticos se cansan de Kusturica. Pero es fenomenal.

Prométeme (2007)***
Divertida charlotada serbia entre el mundo rural, con inventos de TBO incluidos, y el urbano, con corrupción inmobiliaria y prostitución. El protagonista es un niño que se casa con la más guapa. Sin complejos. Muy disfrutable, cero aburrimiento.

Maradona by Kusturica (2008)****
Documental sobre el famoso futbolista argentino. Inmensamente ameno y conmovedor, además de bastante descuidado técnicamente. Pero nos da lo mismo, es oro puro.

En la Vía Láctea (2016)**
Monica Bellucci en la guerra de los Balcanes en 1995. Empieza con garra, con las constantes de siempre y estéticamente perfecta, pero resulta alargada sin mesura, cada vez más lenta y sin interés.


De acuerdo, En la vía láctea es bastante mala. Pero también lo fue El sueño de Arizona, por ejemplo. Nadie es perfecto. Y mucho menos un artista loco, por supuesto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...