jueves, 28 de septiembre de 2017

Unidos Podemos no es Podemos


A lo mejor es irrelevante, pero hay una identificación total en la sociedad española y en sus medios de comunicación entre Podemos y Unidos Podemos.

Podemos es un partido político fundado en 2014, nacido de la iniciativa del partido Izquierda Anticapitalista (procedente del trotskismo y el maoísmo), luego asociación Anticapitalistas, integrada en Podemos. El profesor y tertuliano televisivo Pablo Iglesias es su secretario general. De tendencia izquierdista, su ideario fluctúa entre la propaganda hueca y las reivindicaciones serias.

Unidos Podemos es una coalición conformada en 2016 por Podemos, Izquierda Unida, Equo y otros partidos minoritarios de izquierdas. En Cataluña sus equivalentes son En Comú Podem y Catalunya Sí que es Pot. En Valencia, A la Valenciana (incluye Compromís, a su vez otra coalición). En Galicia, En Marea. A nivel municipal, Zaragoza en Común, Barcelona en Comú, Ahora Madrid y otros partidos y confluencias están adheridos a Unidos Podemos.

Izquierda Unida es un movimiento político que incluye en su seno a su principal promotor en 1986, el Partido Comunista de España. En julio de 2017, el coordinador general de Izquierda Unida, el economista Alberto Garzón, manifestó respecto a Unidos Podemos: “Hay un problema político y es que es una alianza plural que no se está visibilizando tan plural como lo que es”.

Efectivamente, es así. Un ejemplo claro ha sido la reciente reunión en Zaragoza de cargos electos de Unidos Podemos para reivindicar un referéndum pactado sobre la independencia de Cataluña. La organización, nominalmente la coalición, ha resultado estar de facto a cargo del partido Podemos.

¿Cuáles son las diferencias entre Podemos y su aliado más numeroso, Izquierda Unida?

El rasgo principal de Podemos es su desmesurada ambición de crecer a toda costa, utilizando técnicas de venta de productos mercantiles, propaganda mediante eslóganes que no dicen nada, indefinición ideológica para abarcar mayores sectores de población, o seducción mediante líderes con facilidad de palabra y seguridad en los gestos, sin importar siquiera que algún candidato sea alto cargo militar. Televisión pura.

Por su parte, Izquierda Unida, desde su nacimiento, se ha caracterizado por evidenciar lo contrario de lo que reza su nombre. La división interna ha sido uno de los rasgos más característicos, así como las distintas estrategias respecto al PSOE, acercándose o alejándose de este partido. No obstante, el mensaje de izquierdismo, republicanismo y federalismo se ha mantenido. Ideología.

Podemos es un intento de reproducir la esencia confluyente de Izquierda Unida pretendiendo que no se les identifique con los comunistas. Por eso hay miembros de Podemos que reniegan del pasado, sustituyendo el lenguaje marxista por una amalgama de expresiones inocuas. El partido elude el tema de la monarquía, de las nacionalizaciones, de la OTAN, prefiere “arriba y abajo” y “transversal” a “izquierda y derecha” y preferiría reformar la Constitución a cambiarla por otra más social.

Otra cuestión que ya no marca la diferencia pero hasta hace poco sí, es la de las elecciones primarias abiertas. Podemos fue la avanzadilla en este supuesto avance democrático interno, adoptado ya por el resto. Su peligro más evidente es el abandono de la ideología, reforzando el liderazgo.

Respecto a la financiación, Podemos es más avanzado: evita los créditos bancarios y los sustituye por microcréditos de particulares. Y en cuanto a estructura teórica, IU es confederal, mientras que Podemos es vertical. Ambos modelos sufren choques con la realidad, resultando en la práctica una IU vertical y un Podemos con tensiones territoriales.

Sin olvidar que en el seno de Unidos Podemos conviven también sensibilidades nacionalistas, apátridas, socialdemócratas, municipalistas, anarquistas, animalistas, cristianas, y diversas tendencias del feminismo, del antimilitarismo, de la lucha obrera, del altermundismo y hasta del negacionismo científico.

Todo lo cual no obsta para que, a mi ecuménico entender, sea absolutamente necesaria la colaboración estrecha entre toda esa amalgama, porque es más lo que nos une que lo que nos separa. Porque mientras sigamos perdidos en la confrontación, el rodillo del Partido Popular con Ciudadanos y la colaboración necesaria del PSOE, que con sus continuas traiciones es quizás el problema mayor, se mantendrá el actual statu quo de agresión permanente a la mayoría social.


Mientras tanto, me gustaría que no se simplificara llamando Podemos a toda la izquierda, porque muchos no nos identificamos con eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...